Se ha puesto de moda llegar a lugares con aire vintage, retro, hipster o el adjetivo que quieras ponerle. Lugares que se parecen a otros lugares. Todos con mesas distintas, sillas de la abuela, de la tía Encarni, que le sobró de su última mudanza y claro, con lo bien que está no lo vas a tirar a la basura.

¿En qué momento pensamos que esto era chulo? Sí, el primer sitio al que vas puede, pero cuando has visitado unos pocos, termina siendo cargante y carente de imaginación.

Mal empezó la experiencia cuando al sentarnos mi pareja me pide que mire al suelo y veo a una cucaracha, boca arriba, dando sus últimos estertores antes de abandonar este mundo. Oye, que le puede pasar a cualquiera, de verdad. Yo me fui al baño, me repugnan los bichos. Después me enteré que la camarera dijo que había entrado por la puerta; que alivio, pensaba que tenían un criadero de cucarachas en la cocina.

Íbamos por una oferta en Atrápalo, y por que leí que tenía buenas críticas (al menos el otro Colmao, el de Latina).

Pedimos LA hamburguesa (solo hay una en el corto menú), llamada Chulapa. Parece casera, pero se les quedó un poco seca (nadie preguntó como nos gusta) y las patatas parecían congeladas y un poco pasadas de sal.

La cerveza sí me gustó, de la marca Brabante, rubia, fresquita, suave.

Como postre nos llevamos a casa un par de trozos de tarta de chocolate y de lima que no estaban mal.

En resumen, El Colmao Gastroclub de Chueca es un sitio que no me dejó ninguna sensación que me haga repetir experiencia. Uno de tantos.

Nota: Admiten perros.

Categories
Trending News
Gallery
Banner
Banner Image Caption
Follow Us
Newsletter
Al marcar esta casilla, confirma que ha leído y acepta nuestras condiciones de uso relativas al almacenamiento de los datos enviados a través de este formulario.

Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

© 2020 GLEKK. ALL RIGHTS RESERVED.