Clint no anda fino últimamente, pero se le perdona casi todo porque es Clint.  En El Francotirador nos llega su versión más Republicana y patriótica de una historia banal y superficial.

Chris Kyle, un tejano que un buen día recibe la llamada de la armada y se alista en el ejercito. Pero no lo hace en cualquier cuerpo, no. Se va a los Seals, el principal cuerpo de operaciones especiales del ejército americano y se hace francotirador. Lo mandan a Iraq a defender a los suyos.

Se nota mucho el punto de vista de Eastwood, donde los «malos» son bestias salvajes que merecen la muerte y los buenos son, como siempre, los americanos. Pobres ellos que solo intentan llevar la democracia (a cambio de unos cuantos barriles de petróleo) a un pueblo explotado por un terrible dictador.

Cinematográficamente hablando, la película es impecable y no podía esperar menos de un tipo con tanto oficio con el gran Clint, pero lo que más me chirría es ese halo de patriotismo y posicionamiento. Imagino que habrá querido ser lo más fiel posible a la autobiografía del personaje, pero considero que podría haber profundizado más en su visión del mundo cuando estaba con su familia, el como le afectaba la guerra y como trataba de ayudar a otros veteranos, que como él, tenían un claro trastorno post traumático. Ahí habría sido mucho más interesante la historia.

Resulta triste, si lo pensamos bien, que a alguien le den una medalla por matar gente. Pero este mundo es así.

Categories
Trending News
Gallery
Banner
Banner Image Caption
Follow Us
Newsletter
Al marcar esta casilla, confirma que ha leído y acepta nuestras condiciones de uso relativas al almacenamiento de los datos enviados a través de este formulario.

Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

© 2020 GLEKK. ALL RIGHTS RESERVED.