Iñárritu es un director que descubrí con Amores perros, adoré con 21 gramos, me estremecí con Babel y aborrecí con Biutiful, curiosamente cuando ya no colaboraba con su guionista habitual, Guillermo Arriaga.

Ahora con Birdman o la inesperada virtud de la ignorancia me vuelve a pasar lo mismo que con Biutiful, me carga mucho y tan solo me quedo con la magnifica interpretación de Javier Bardem.

Michael Keaton está inmenso, sublime diría, la cámara gira alrededor suya en un tramposo plano secuencia, recorriendo todos los rincones de ese teatro de Broadway, en un intento de demostrar al mundo entero que es un actor, más allá de su pasado como héroe de cómic y de películas taquilleras.

A ratos me divierte, a ratos me inquieta y los más me aburre soberanamente esta historia a la que diría que le sobra media hora. El final no me ha gustado nada y no te lo quiero contar para no fastidiarte la película si decides verla, pero yo abría acabado antes, y sobre todo, lo habría hecho de forma más impactante.

Sé que es la favorita para los Oscar, que seguro ganará más de un premio, pero yo no le daría nunca el de mejor película y mucho menos el de mejor guión.

 

Categories
Trending News
Gallery
Banner
Banner Image Caption
Follow Us
Newsletter
Al marcar esta casilla, confirma que ha leído y acepta nuestras condiciones de uso relativas al almacenamiento de los datos enviados a través de este formulario.

Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

© 2020 GLEKK. ALL RIGHTS RESERVED.